1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

La Compañía de Jesús

Descubre el Caracter Propio de los Centros de Enseñanza de los Jesuitas

Caracter Propio de la Compañía de Jesús

 

II - EL ALUMNO Y SU EDUCACIÓN. OBJETIVOS Y OPCIONES EDUCATIVAS GENERALES

1.- OBJETIVOS EDUCATIVOS GENERALES

1.1.- El objetivo principal y la razón de ser de la educación de la Compañía de Jesús es
el crecimiento global de la persona, que lleva a la opción y el compromiso con los valores, de acuerdo con los principios y visión humana y cristiana de la vida expuestos anteriormente.

 

1.2- Educar, para la Compañía de Jesús, además de transmitir conocimientos, es transmitir y posibilitar una experiencia personal, creando actitudes que generen acciones.

 

1.3.- Esto significa que en el corazón de esta transmisión está la persona en lo más auténtico de sí misma:

 

  • La persona que se hace y crece dentro de sí ; que se valora por la fuerza y calidad de sus motivos, de sus razones para vivir.
     
  • La persona que desde su libertad no sólo es capaz de trabajar para otros, sino que tiene como ideal de su realización humana el llegar a vivir y ser para los demás.
     
  • La persona sensible y activa ante toda forma de deshumanización: injusticia, discriminación, violencia, insolidaridad, etc.; porque sus actitudes profundas son de justicia, fraternidad, paz, libertad, solidaridad. Por ello hace objetivo importante de su vida el comprometerse en la tarea de transformación de la sociedad, impulsándola hacia un mundo más fraterno y justo.
     
  • La persona capaz de suscitar en otros una esperanza creadora y superadora de las inercias y resistencias, propias y ajenas, para la transformación de la sociedad.
     
  • La persona que busca el máximo desarrollo de su personalidad, también en el éxito académico, para ponerlo al servicio de la sociedad, no en comparación o competición con otros, sino en comunidad o solidaridad con ellos.
     
  • La persona capaz de captar la visión distorsionada de la realidad que le ofrece la sociedad en la que vive. De esta manera podrá servir en libertad, educándose para vivir en ella, reclamándola donde no existe y respetándola siempre.
     
  • La persona que, desde un profundo y positivo arraigamiento en el lugar, la tradición y cultura a la que pertenece, se interesa por el servicio a la causa universal del hombre.
     
  • La persona que, asumiendo los valores humanos, es capaz de abrirse libremente al ámbito de la fe y el compromiso cristiano.
     
  • La persona que asume la cultura y la fe no como alternativas excluyentes, sino como distintas manifestaciones de Dios y opciones libres del hombre, mutuamente necesarias para su realización.
     
  • La persona capaz de comprender y respetar la visión de fe de los miembros de otras comunidades religiosas, al mismo tiempo que profundiza en la propia respuesta personal.

 

1.4.- Por todo ello, educar sólo es posible en la relación interpersonal, en la que el alumno constituye el núcleo de la Comunidad Educativa.

 

2. OPCIONES PEDAGÓGICAS GENERALES EN ORDEN A CONSEGUIR ESTOS OBJETIVOS EDUCATIVOS

 

2.1 Reafirmamos y actualizamos nuestras opciones pedagógicas tradicionales.

 

  • La atención personal a los alumnos, especialmente a los menos dotados, mediante la aceptación de su persona y situación, valorando no sólo el rendimiento académico, sino las cualidades humanas, necesidades e intereses.
     
  • La atención e interés por los aspectos comunitarios de los alumnos, su capacidad de pensar y comunicarse en grupo, de convivir y trabajar con los demás.
     
  • La exigencia y firmeza en el cumplimiento de las normas, en el estudio, y en las demás actividades de la vida escolar.
     
  • La cooperación y participación de los alumnos en su propia formación.
     
  • La libertad de expresión e iniciativa, supuesto el debido respeto a la dignidad de las personas.
     
  • La apertura a los nuevos métodos y técnicas educativas, según lo pide el progreso de la cultura y de la sociedad.

 

2.2.- Adoptamos en nuestros procesos educativos el modelo pedagógico ignaciano. De acuerdo con la Ratio Studiorum y la tradición pedagógica de la Compañía de Jesús, actualmente expresados en el documento "Pedagogía Ignaciana", y en consonancia con los estudios de la psicopedagogía moderna, adoptamos como base para los procesos de enseñanza y aprendizaje de las diversas dimensiones educativas, el Paradigma Pedagógico Ignaciano, cuya clave y razón de ser es enseñar a pensar y enseñar a aprender, tanto en el ámbito científico-cultural como en el ámbito humano-cristiano, ayudando a los alumnos a integrar lo académico y lo formativo.

En este paradigma o modelo pedagógico, consideramos los siguientes pasos:

A) El Contexto.

Deseamos considerar atentamente el entorno o contexto en el que se realizan los procesos de enseñanza y aprendizaje:

el contexto socioeconómico, político y cultural; - el ambiente institucional o "clima" del
Centro; - la situación personal, familiar, socioeconómica de los miembros de la

comunidad educativa; los conceptos previos, actitudes y valores que alumnos y profesores traen consigo al proceso de aprendizaje; la planificación de las programaciones de objetivos, metodologías, estrategias de enseñanza, medios de evaluación, etc. con las que el profesorado prepara los procesos de enseñanza- aprendizaje.

 

B) La Experiencia y la Reflexión.

Queremos que nuestras actividades de enseñanza y formación se transformen en una Experiencia de aprendizaje, donde los alumnos realicen no sólo un acercamiento cognoscitivo o psicomotriz a la realidad, sino también un acercamiento afectivo, implicando a la imaginación y los sentimientos.

Por medio de los procesos de experiencia y reflexión, el alumno no solamente alcanza el nivel cultural y científico, integrando significativamente lo aprendido en su estructura cognitiva, sino que es capaz de lograr una Reflexión más profunda, al considerar el significado e importancia humana de lo que está estudiando.

 

C) Acción

Esta Reflexión personal y humanizadora., moverá la voluntad del alumno, llevándole a realizar acciones interiores, opciones concretas acerca de valores y actitudes personales;
y a desarrollar también acciones exteriores, compromisos humanos, culturales, sociales, etc. coherentes con sus convicciones.

 


D) Evaluación

Pretendemos realizar una Evaluación integral del alumno, que trate de valorar no sólo el dominio cognitivo, sino el nivel de maduración, la capacidad de reflexión y las actitudes que va consiguiendo.

Deseamos promover también que los alumnos evalúen sus propios procesos y resultados del aprendizaje, adquiriendo esquemas personales que les pueden servir en futuras situaciones y circunstancias.

 


III. EL CENTRO COMO COMUNIDAD EDUCATIVA. COMUNIDAD EDUCATIVA Y PARTICIPACIÓN

 

1.- COMPOSICIÓN Y OBJETIVO

La Comunidad Educativa en un Centro de la Compañía de Jesús está formada por la entidad titular, educadores y colaboradores, padres y alumnos. Todos ellos, de acuerdo


con sus propias funciones o responsabilidades, desde su pertenencia a grupos específicos y a través del diálogo y de la relación humana, se proponen compartir los ideales, valores y objetivos educativos básicos, la realización de un proyecto educativo
y la gestión de los asuntos y actividades del centro.

 

2.- COMPARTIR VALORES Y OBJETIVOS

2.1.- La Comunidad Educativa tiene como misión fundamental el compartir y concretar,

en la realidad específica, histórica y social del Centro, los valores básicos que propone
la Compañía de Jesús, desde su visión ignaciana de la educación y de su experiencia histórica.
Los diversos miembros de la Comunidad, verdaderos corresponsables de la misión educadora, la enriquecen o dinamizan desde su propia vocación humana y cristiana.

 

2.2.- Los valores fundamentales que propone la Compañía de Jesús están expuestos en
las dos primeras partes del Documento Carácter Propio. Su último objetivo lo constituye
la persona que pretendemos educar, es decir, una persona con un modo de valorar, de actuar y de servir, según el modelo cristiano de la vida.

 

2.3.- Para hacer posible el compartir y concretar estos valores y objetivos básicos, la
Comunidad Educativa promueve:

 

A) Medios de comunicación internos que favorecen el conocimiento personal de todos los estamentos o miembros de la Comunidad Educativa.

 

B) Convivencias, Ejercicios Espirituales o Encuentros que facilitan los procesos de experiencia y reflexión acerca de las actitudes personales y la vivencia de la fe.

 

C) Cursos de formación acerca de la tradición espiritual y pedagógica de la Compañía
de Jesús, y de temas relacionados con la dimensión de sentido de la educación.

 

D) Encuentros informales o de comunicación espontánea, que fomentan el ambiente de bienestar y confianza.

 

Compartir