1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Dia a Dia del Centro - Noticias

Todas las noticias y eventos, sección por sección, de las diferentes áreas de nuestro Centro

La Cia de Jesús entrega la Carta de Hermandad a Dª Purificación de la Riva

El martes 17 de diciembre, el P. Juan Antonio Guerrero, SJ, Superior Provincial de Castilla, ha hecho entrega a la conocida pianista Purita de la Riva de una Carta de Hermandad de la Compañía de Jesús, durante una celebración familiar en la residencia de los jesuitas de Oviedo.

Purita de la Riva nació en una familia muy vinculada a la Compañía de Jesús, su padre, que murió siendo el presidente de la Audiencia Territorial, fue alumno del colegio San José de Valladolid. Sus tres hermanos fueron también alumnos de ese mismo colegio de donde tuvieron que ir a Curía y Entreosríos en Portugal por motivo de la disolución de la Compañía de Jesús en España. Desde niña siempre oyó hablar con cariño y admiración de la Compañía de Jesús. Durante la revolución de Octubre de 1934, siendo ella bebé, tuvieron en casa refugiados a dos jesuitas, el Hermano Garrido, SJ y el P. Pascual Arroyo, SJ. Siempre hubo una gran conexión entre la familia y los miembros de la Compañía en Oviedo con quienes se dirigían espiritualmente.

Purita tuvo una dedicación especial al P. Felipe Borrego, SJ, a quien atendió personalmente, diariamente durante el largo proceso de su enfermedad. Siempre colaboró en la iglesia del Sagrado Corazón. Fue benefactora y voluntaria en el colegio Padre Ferrero, que más tarde se fusionó con el actual colegio San Ignacio del que la familia fue también benefactora.

Desde la primera junta que se formó para la construcción del monumento del Sagrado Corazón en el monte Naranco, Purita colaboró muy activamente como secretaria y, hasta el día de hoy, sigue siendo la promotora de la jira que se hace cada año para celebrar la fiesta del Sagrado Corazón que en estos últimos años suele presidir el Arzobispo de Oviedo.

¿Qué es una "Carta de hermandad"?

La Carta de Hermandad es un documento expedido por el Superior Provincial de los Jesuitas, mediante el cual la Compañía de Jesús expresa su reconocimiento a las personas que se han distinguido en forma destacada por su colaboración para el cumplimiento de la misión apostólica de esta orden religiosa, y les otorga una  participación en su vida espiritual con un vínculo muy especial de fraternidad.

Se concede a los bienhechores y amigos de la Compañía de Jesús participar en las oraciones, buenas obras y sufragios de los miembros de la Compañía (Institutum S.I. 1:594s, nº 289).

¿Quién la puede conceder?

  • El P. General la puede otorgar a los bienhechores y amigos de la Compañía de Jesús
  • En 1927 el P. General Wlodimiro Ledóchowski declaró que los Provinciales tenían facultad ordinaria para conceder estas Cartas de Hermandad tras oír el parecer de sus consultores, pero no debían concederlas fácilmente (Acta Romana 5 [1927] 740)

¿Qué dicen las "Constituciones" de la Compañía?

En el capítulo I de la IV Parte se habla "De la memoria [que la Compañía ha de tener con respecto] a los fundadores y bienhechores de los colegios", y, aduciendo, que "es muy debido corresponder de nuestra parte a la devoción y beneficencia que usan con la Compañía", especifica las diversas formas de este agradecimiento:

  • cada semana, y perpetuamente, se dirá una misa por el fundador y bienhechores, vivos o muertos, del colegio.
  • cada mes, y también de forma perpetua, todos los sacerdotes del colegio estarán obligados a celebrar una misa por ellos.
  • cada año, en el día aniversario de "la entrega de la posesión del colegio", se dirá una misa solemne y todos los sacerdotes del colegio celebrarán igualmente una misa por las intenciones de ellos.
  • este mismo día, se presentará "una candela de cera al fundador o a uno de sus deudos que más propincuo le fuere" Y se deja bien claro que "por esta candela se significa la gratitud que se debe a los fundadores, no ius patronatus o derecho alguno a ellos ni a sus sucesores al colegio o a sus bienes temporales, que no le habrá".
  • el día de la entrega de un colegio, el P. General avisará a toda la Compañía "para que cada sacerdote diga tres misas", y en el momento de su muerte ("después que los llevare de esta vida a la otra") hará lo mismo para otras tres misas más.
  • fundadores y bienhechores "se hacen specialmente participantes de todas las buenas obras dellos y de toda la Compañía".
  • Lo dicho deberá observarse enteramente con los que hacen colegios cumplidos. Con los que dan solamente un principio, se hará la parte que el Prepósito General juzgare en el Señor.

El origen de esta facultad

La constitución de Urbano V (1362-1370), que concedió a los Generales y Provinciales de la Orden de los Menores poder comunicar sufragios, indulgencias, oraciones y bienes espirituales a sus bienhechores.

Fundamento teológico

Francisco Suárez, al tratar de las indulgencias, explica como «impetración» esa aplicación de los méritos y buenas obras de la Compañía de Jesús a sus bienhechores y amigos, «pues así como por las obras buenas de toda la Religión (en este caso, la Compañía de Jesús) Dios concede especiales beneficios a sus miembros, también los concede a todos los que están unidos a esa Religión».

Compartir