1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Dia a Dia del Centro - Noticias

Todas las noticias y eventos, sección por sección, de las diferentes áreas de nuestro Centro

Declaraciones del Padre Antonio España S.J. al periódico La Nueva España

La Compañía de Jesús tiene en Asturias tres centros educativos, a los que acuden casi tres mil alumnos, y 36 jesuitas. Además, son responsables del Hogar de San José, en Gijón, y de la ONG Entre Culturas, así como de varias parroquias y otras tareas. Antonio España, superior coordinador en Asturias, de 46 años, vivió la jornada de ayer con normalidad, impartiendo clases y cumpliendo su agenda. La Compañía de Jesús tiene, por primera vez en su historia -fue fundada en 1539 por Ignacio de Loyola-, un Papa.

«La verdad es que no esperábamos un Papa jesuita, pero, en cuanto vimos sus breves signos en el momento de la aclamación, en seguida nos contagió su entusiasmo. Se percibe en él bastante sencillez, no solamente bendice sino que pide la bendición de todo el pueblo cristiano. Lo que más impresiona de él son los gestos».

Los Jesuitas gestionan en Asturias tres centros educativos: los colegios La Inmaculada (Gijón) y San Ignacio (Oviedo), en los que se imparte enseñanza desde 1.º de Infantil hasta 2.º de Bachillerato, y la Fundación Revillagigedo, en Gijón, centro de formación profesional.

Son colegios de prestigio, en los que, según Antonio España, se educa en la fe, aunque éstos no sean momentos fáciles para esa tarea. «Son centros evangelizadores en los que no sólo tratamos de transmitir la fe a través de un conocimiento intelectual, buscamos que sea una transmisión experiencial e interior de la persona, como algo propio. No sólo nos centramos en la formación académica, buscamos poder conocer más en profundidad a Dios», afirma.

Antonio España confía en que el Papa Francisco sea «una figura inspiradora» y recupere «la cercanía a la gente que busca algo más en su vida. El Papa todavía ha dicho pocas palabras, pero en lo que dice transmite sencillez».

Es cierto, añade el superior de los Jesuitas en Asturias, que la creciente laicidad de la sociedad europea y la pérdida de valores dificultan la tarea, «pero no creo que todo esté perdido, hay que buscar nuevas formas de expresar nuestra fe cristiana y hacer que resuene en el corazón del ser humano».

La tarea de la orden jesuita, cuyo lema es «Ad maiorem Dei gloriam» («A mayor gloria de Dios»), es la difusión de la fe católica a través de las misiones, el apostolado, la enseñanza y la ciencia. Según sus normas, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso y el motor de la compañía es profundizar en los estudios humanísticos y científicos que transmiten con la docencia.

El teólogo jesuita y profesor jubilado de la Universidad de Comillas Antonio Pérez destacó ayer sobre el recién elegido Papa Francisco su condición de «hombre de gobierno» y de «persona de relevancia en la Iglesia argentina cuando fue nombrado arzobispo de Buenos Aires», en 1998. Antonio Pérez, que reside en el Colegio de la Inmaculada de Gijón, señala asimismo que Jorge Mario Bergoglio, que ingresó en la Compañía de Jesús en 1958, desempeñó otros cargos antes de llegar al Arzobispado, como fueron los de «maestro de novicios, superior y director del centro de estudios filosóficos y teológicos San Miguel (denominado Colegio Máximo), y superior provincial de los jesuitas argentinos».

Pérez, que ha sido también profesor de Teología en Centroamérica, reflexionó asimismo sobre las peculiaridades de Argentina dentro del Cono Sur: «Es un país en cierto sentido afín a Chile y peculiar en su cultura, con una sensibilidad especial para recibir influjos exteriores y para estar al día; tú hablas con un argentino y percibes que se sienten europeos».

Acerca del Papa Bergoglio, Antonio Pérez quiso también destacar su «austeridad de vida» y otro dato más: «Según una persona con la que yo traté y que le conocía bien, es un hombre que en las distancias cortas resulta seductor, e incluso simpático».

El Provincial de España de la Compañía de Jesús, Francisco José Ruiz Pérez, agradeció ayer el gesto «de entrega personal» de Jorge Mario Bergoglio al haber asumido la «importante» y «decisiva» responsabilidad de liderar la Iglesia católica, un acto que calificó de «generoso y valiente».

En un comunicado, el Provincial de la Compañía de Jesús en España subraya la importancia de que el nuevo Pontífice, un jesuita, proceda de Hispanoamérica. «La Iglesia parece mirar así a la periferia, allí donde hay una sensibilidad nueva con la que el catolicismo puede inspirarse para afrontar las muchas encrucijadas del presente», destacó.

«Nuestro servicio a la Iglesia sólo será verdaderamente cristiano si está anclado en la fidelidad a Aquel que hace nuevas todas las cosas, y sólo será jesuítico si está unido con el sucesor de Pedro».

Los jesuitas recuerdan que Francisco realizó parte de su formación en Alcalá de Henares (1970-71) y le animan a continuar la tarea de nueva evangelización, «de la que está necesitado nuestro mundo», que iniciaron Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Artículo publicado en el periódico La Nueva España, el 15-03-2013

Compartir